…en la escuela necesitamos integrar los valores…

¿Qué son los valores humanos?

¿Qué son los valores humanos? ¿Cuál es su definición?

Nunca va a dejar de llamarme la atención, el énfasis, y la repetición con la que se tratan algunos temas, y el vacío en  que se cae a la hora de hablar de los valores en la escuela.

Se mencionan términos como igualdad, justicia, paz, verdad, etc. Pero se manejan las palabras en un marco de abstracción. Como cosas que pasan o no en un contexto y no con el significado profundo que tienen.

Buscando una definición sencilla y sin filosofar demasiado, encontramos que los valores están en íntima relación con la moral, y representan cualidades inherentes al ser humano.

Los valores dan un marco a la conciencia, son una guía de referencia para nuestras acciones.

No es errado preguntar cuál es la escala de valores para cada individuo, puesto que por definición el valor es una cualidad otorgada. Así lo que para unos representa un valor no lo es para otros. Por tal razón prefiero ligar la definición de valores a la de moral, que intenta distinguir sin ambigüedad las buenas acciones de las malas acciones, lo correcto de lo incorrecto.

Definiciones más amplias se encuentran en la filosofía, materia apasionante, aunque aun así se encuentran diferentes tratos y definiciones según la línea y el autor.

Delimitando mejor el concepto necesitamos la definición de valores humanos: ¿Qué son los valores humanos? Una de las definiciones que me parece más clara y contundente  es la del Padre Thomas Williams, teólogo, autor de varios libros, ésta pertenece en particular a “Construyendo sobre roca firme”, el extracto es de masalto.com.

Me gusta como los define en este segmento porque no se hace necesario enumerar valores humanos, sino que evidencia de por sí, la capacidad de aprehenderlos como parte de nuestra propia y natural esencia.

Así los define entonces:

“Los valores humanos son aquellos bienes universales que pertenecen a nuestra naturaleza como personas y que, en cierto sentido, nos humanizan, porque mejoran nuestra condición de personas y perfeccionan nuestra naturaleza humana.
La libertad nos capacita para ennoblecer nuestra existencia, pero también nos pone en peligro de empobrecerla. Las demás creaturas no acceden a esta disyuntiva. Un gato siempre se comportará como un felino y no será culpado o alabado por ello. Nosotros, en cambio, si prestamos oídos a nuestros instintos e inclinaciones más bajas, podemos actuar como bestias, y de este modo, deshumanizarnos. Boecio, el filósofo y cortesano del siglo V, escribió:
El hombre sobresale del resto de la creación en la medida en que él mismo reconoce su propia naturaleza,(…). Para otros seres vivientes, ignorar lo que son es natural; para el hombre es un defecto.
Si no descubrimos lo que somos, tampoco descubriremos qué valores nos convienen. Cuanto mejor percibamos nuestra naturaleza, tanto más fácilmente percibiremos los valores que le pertenecen.”

Pienso que se evidencia de manera perfecta en el fragmento anterior cuál es la esencia de los valores humanos y cuál es en realidad nuestra propia esencia, perteneciendo los mismos a la propia naturaleza humana, e invitándonos permanentemente, no sólo a vivirlos, sino a descubrir lo que verdaderamente somos.

About these ads

Los comentarios están cerrados.