…en la escuela necesitamos integrar los valores…

El valor del esfuerzo

escalarComo pocos, vehículo fiel de los logros, amigo de los proyectos y las metas…compañero de vida… el esfuerzo será siempre un bien imprescindible para transmitir, enseñar y sobre todo aplicar.

Un poco confundido entre la prisa de los días, otras entre la comodidad, romper la inercia para quitarle el polvo a un bien tan preciado ya tiene su mérito de por sí…

A veces ponemos mucho énfasis en cuanto damos a los chicos en contenidos y también en cuanto queremos estimular como actitudes, pero pocas veces quizás logramos transmitir el valor imprescindible del esfuerzo. Ese esfuerzo que requiere sobreponerse a la pereza, al cansancio, a la falta de ganas, para conquistar avezadamente un tema, un deporte, o simplemente dominar una cuestión.

Así como nuestros jovencitos tienen un millón de derechos que los asisten legítimamente, deben reencontrarse con las obligaciones que los vinculan a los mismos.

Creo escuchar últimamente un doble discurso que preocupa por las claras consecuencias que conlleva. Facilitar el acceso a la educación a los niños y a los jóvenes es una OBLIGACIÓN que jerárquicamente alcanza a los adultos desde todas las funciones, pero que no se nos escape que la educación debe estar muy lejos de facilitar un certificado escolar.

Cuando realmente somos conscientes de esto, nos ocupamos de lo más importante: que los chicos aprendan. Que puedan ocupar el lugar que les corresponde porque han aprendido, porque la única manera de que sean dueños de sus derechos, de su libertad, de su dignidad es con conocimiento, y no con un certificado. Estoy muy lejos de decir que los niños deben pasar 10 horas diarias estudiando, considero esto un gran error, tema que merece un enorme apartado. Tampoco las palabras sobresfuerzo o carencia están aquí vinculadas en ninguna de sus formas.

Sino que la educación más valiosa y acertada es la que proviene de garantizar que nuestros pequeñitos tengan suficientes herramientas para alcanzar y resguardar sus metas, sus proyectos, sus anhelos personales, sus derechos legítimos.

estudiarEs justo aquí donde necesitamos validar la energía que deben poner a su esfuerzo por aprender, por delimitar y organizar su tiempo y sus hábitos personales.

Todo en la vida requiere esfuerzo, cuidarse, ejercitarse, alimentarse correctamente, cultivar la propia humanidad. Mantener los propios principios y convicciones también requiere esfuerzo, puesto que muchas veces somos tibios frente a lo que nos saca de la letanía de lo habitual y cómodo. Cambiar y mejorar requiere esfuerzo…vencer la apatía, saltar el desgano y la indiferencia requieren mucho más.

Todos estamos en un momento social que deifica la comodidad, lo efímero, lo fácil, lo que está a la mano…Vamos perdiendo mucho en el camino, facilitar las cosas no debería significar regalarlas, en notas, en títulos o en dinero. Facilitar las cosas es ganar la capacidad de sobreponerse, de ir más allá de las subidas y las bajadas para tonificar la voluntad.

Los logros más grandes, son los que reconocemos como verdaderos cuando nos sentimos capaces, cuando somos libres, cuando podemos elegir porque conocemos las diferencias. Si así de grandes, cuánto más a nuestros pequeños, tenemos que lograr que sean buenos, capaces, voluntariosos. El esfuerzo, quizás hoy más que nunca, es su gran aliado, porque hay mucho para mejorar, hay mucho a lo que deben sobreponerse con inteligencia, ayudarlos además de cuidarlos y enseñarles es también animarlos a encontrar su propia capacidad de crecer y aprender, validando el esfuerzo que requiere.

Requiere fortaleza y esfuerzo saber decir si y no en el momento adecuado, disponer los tiempos de manera de incluir como fundamentales el tiempo del estudio, el de los vínculos, el tiempo de cultivar el alma, el del cuidado de la propia persona, el del descanso. Vivimos presurosamente y lo transmitimos, se nos nota, muchas veces con poco tiempo para darle suficiente valor a estos temas en casa y en la escuela, cuando son en realidad esenciales.

El esfuerzo requiere también un tiempo para reconocerse, para apreciarse, para valorar las propias capacidades y de manera implícita retomar esperanza de cambios, de proyectos que se dibujan con trabajo, con tesón. Descubriendo cada quien sus propios tiempos, las destrezas y las dificultades que conquistar. Para eso estamos, para aprender, en temas de educación y enseñanza, no caigamos en el error de la dádiva , que es absolutamente opuesta a la empatía y la generosidad.

La educación no es un donativo, ni tampoco es un presente un certificado de estudios.

niños felicesLa educación verdadera está vinculada al esfuerzo de aprender y ejercer los verdaderos derechos, abarcando las obligaciones. Sólo así lograremos que nuestros niños crezcan sanos, libres y capaces. Cuidar y preservar su integridad es enseñarles también que el esfuerzo no va de paso, el esfuerzo es el único capaz de lograr que cuanto anhelen suceda…

About these ads

4 comentarios

  1. Anónimo

    EL ESFUERZO TE HACE GRANDE

    6 abril 2014 en 10:44 PM

    • andrea

      Siempre, mucho más allá de sus frutos

      7 abril 2014 en 6:25 AM

  2. Anónimo

    Seguir adelante

    29 abril 2014 en 6:00 PM

    • andrea

      Claro que sí ! Seguir y proyectar cosas nuevas y mejores.
      Gracias por escribir.

      29 abril 2014 en 7:27 PM

Escribe aquí tus comentarios (no es necesario tu e-mail)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s