…en la escuela necesitamos integrar los valores…

Enseñar valores humanos en la escuela

Enseñar valores humanos en la escuela

¿Cómo se relaciona la educación con la enseñanza de valores?

Como sabemos todos convive permanentemente un gran desacuerdo entre los que defienden la inclusión de los valores humanos y los que no dentro de la enseñanza escolar en cualquiera de los niveles.

Para analizar ambas posiciones propongo encontrar la relación objetiva entre la educación y la enseñanza de valores, por lo cual se hace necesario revisar cuál es la finalidad de la educación y qué significa educar.

Creo en primer lugar que se sostiene un gran esfuerzo por enseñar y se retira la vista de lo aprendido realmente. En ese sentido la educación ha perdido un referente irreemplazable, porque que es necesario considerar cambios, a partir de los resultados obtenidos en quienes es depositado un gran trabajo, los alumnos. Y últimamente los alumnos no aprenden lo suficiente, ni ganan las habilidades necesarias. Entiendo que si no hay modificación en el haber de conocimientos y habilidades, no hubo aprendizaje por más esfuerzo que se haya hecho por enseñar. Y la educación de por sí debe mostrar tal resultado positivo, para no carecer de sentido ni significado.

La gran pregunta es ¿Ha logrado la educación con sus métodos y alcances tradicionales cumplir finalmente su objetivo?

Reviso entonces tal finalidad que es básicamente que los alumnos aprendan, desarrollen habilidades, ganen en capacidades y alcancen un desarrollo y formación integral como seres humanos, incluyendo los aspectos: físico, intelectual, afectivo, social y moral. Quién no recuerda a la hora de hacer el profesorado, de cuántas maneras se nos ha enseñado esto mismo, desde la óptica de la filosofía y la psicopedagogía atendiendo a toda la problemática educativa que se presenta aún en las escuelas, con un enorme margen de problemas ganados a través de los cambios sociales.

Así de amplia es la finalidad que persigue la educación, responder a la humana necesidad de conocer, aprender, descubrir, saber, preguntar, mejorar, aspirar y alcanzar. Para lo cual estamos los educadores, para guiar todo este aprendizaje y adquisición de habilidades.

¿Y cómo que los valores humanos  no son necesarios? ¿Cómo puede alcanzarse todo esto sin conocer las virtudes, las cualidades y capacidades más elementales que hacen a cada ser humano factible acceder a su desarrollo integral?

¿Cómo puede la educación  separarse de la enseñanza moral que hace al individuo y que sostiene y fundamenta la misma educación?

Tal es el estado en el que la encontramos, pidiéndole prestado información al conocimiento y trasladándoselo a los alumnos, sosteniendo así un bonito sistema de información y no un sistema de educación verdadero.

Cuando logramos como educadores integrar seriamente una cantidad de valores, interactuando desde los mismos, se completa naturalmente incluso  la forma de enseñar, y la forma de aprender realmente. Cambia la manera de brindar y enseñar contenidos en particular, y también cambia la actitud en la que se recibe y se produce el aprendizaje.

No podemos dejar de cuidar la calidad en la forma de dar nuestras clases y enseñar el conocimiento que esperamos aprehendan para sí nuestros alumnos, entendiendo nosotros que hay mucho más que el contenido en sí e invitando a descubrir todo lo que el mismo proyecta.

Qué es educar entonces, sino enseñar y asegurarse de que tal aprendizaje se haya producido.

Puede fragmentarse el conocimiento en general para su estudio, matemática, historia,  literatura, filosofía, incluso los valores éticos y morales, pero a la hora de construir la formación integral, todos deben ser entregados  con la misma importancia.

Volviendo al principio: ¿cuál es la relación de la educación con la enseñanza de valores humanos?. Desde donde se ve son la misma cosa, una no puede, ni debe, existir sin la otra.