…en la escuela necesitamos integrar los valores…

Enseñar la paz: si la paz no es un medio…difícilmente sea una finalidad

Apenas de una primera mirada, en el post anterior violencia escolar, se presenta la misma como reflejo de la sociedad que vivimos, nuestros alumnos hoy, son el fruto de lo que les hemos mostrado, de la forma en la que descalificamos los valores, la razón, y la capacidad de cambiar. Así como la violencia no es una finalidad en sí misma, sino un recurso, necesita mucho más allá del fin que persiga ceder espacio a la paz, no a la ausencia de violencia…sino a la paz. Y esa paz se construye, se aprende y se enseña.

Hay mucho violentado en un sentido y en otro, ninguna duda que la violencia que vemos, es por un lado una forma de protesta en un intento de mantener alejado todo eso que no se quiere, y en otro contrapuesto conseguir por la fuerza aquello que se quiere o se necesita, limitado algunas veces a la falta de recursos legítimos. Quizás a tiempo aún es en este punto donde vale el alto, para poder comprender lo antes posible qué es lo que nos sucede, cómo nos sucede y de que forma podemos cambiarlo. En mucho aquí la escuela queda pequeñísima, está claro que es imposible que sola cambie ninguno de los males sociales, el más urgente, la violencia que la ha alcanzado. Solitaria  al respecto de muchas maneras, no puede más que sobrevivir en el medio hasta que todos, y de a uno cada vez más, nos detengamos para mirarnos y comprendernos. Aquí nadie tiene la razón, ni deja de tenerla, alcanzar el punto de inflexión necesita mucho más que eso, necesita sobre todas las cosas silencio, para alcanzar inteligencia y capacidad de transigir.

Todo lo que vemos hoy no se arregla a los tirones, así llegó a este punto, hace falta mucho más…nada va a cambiar sin que cambiemos nosotros. No hay diferencia alguna en este aspecto en el nivel social, o económico, de educación o de función. Hay un silencio reflexivo que nadie está dispuesto a hacer, éste es el que necesitamos aprehender, para garantizar que nuestras palabras provengan de la racionalidad y proyecten un punto de encuentro común, válido en sus formas. Estar realmente listos para hablar…y estar listos para escuchar…son dos cosas que prácticamente desconocemos.

Cuando la paz no es un medio, imposible que exista como finalidad: Absolutamente cierto, no se puede planear la paz para después cuando el medio provee permanentemente tanta violencia. El futuro no es una pulseada, ni una competencia de supervivencia…Casi agotada la razón de no encontrar un dueño que asista y alivie los males sociales, necesitamos ralentizar la marcha, antes que nada, para encontrar otras maneras en las cuales pueda subsistir  la objetividad respecto de cuanto necesitamos cambiar. Así aguda más que nunca precisamos de la paz, como mecanismo de resolución. Interesante casualidad…cuánto ha de resolverse de paso…

Asociada a un estado interior o como cualidad social la paz es poseedora de un abanico de significados y alcances. Al respecto, la referencia es precisa al señalar la paz en sus formas para resolver conflictos, para atender tanto a la racionalidad como al eje moral que preserva la salud del hombre. Necesitamos de ella como depositarios de la responsabilidad de subsistir desde el conocimiento y la comprensión, desde la integridad y la ética que siempre dejamos para después. Generalmente trazamos el plan a la inversa desde los antivalores  o por la fuerza tratamos de traer entre discusiones un camino válido al futuro. Imposible resolver de esta manera. Imposible acordar por la fuerza, imposible escuchar en medio de tanto ruido.

La paz resuelve el método en sus formas y es parte de por sí de la solución, la paz otorga por naturaleza razones justas y equitativas, atiende las necesidades de unos y otros, porque departe por igual su justicia desde la razón y la moral que la sostiene, necesitándola indispensablemente para resolver, encontrando sus rasgos definidos dentro de características que le son propias:

 La paz es mansa, pero justa. Sin justicia no hay paz.

No supone ceder, sino ordenar con firmeza.

Defiende la verdad, no otorga ni se doblega.

Promueve el cambio, porque escucha necesidades y razones.

Educa, preserva y alienta, en tanto resguarda las formas.

No es pasiva, sino activa, dado que ampara derechos legítimos.

 Reflexionar acerca de todos estos aspectos nos otorga, mediante la acción consecuente soluciones a corto y a largo plazo respecto de todo lo que pretendemos cambiar y mejorar. La educación en su ida y vuelta de enseñar y aprender es la protectora y principal promotora de la paz. La escuela mediante la misma ha de comprobar la validez de sus métodos en tanto necesita preservarla y enseñarla, de manera de garantizar su aprehensión a futuro, y su vigencia en el presente.

La paz es transformadora, es una herramienta de cambio, no debemos esperarla a futuro sino traerla como mecanismo al hoy, al ahora. Justo en este momento, justo para estos conflictos, justo para este punto que hemos alcanzado de violencia excesiva e innecesaria. De nuevo, la paz se aprende, se enseña y se vive, no es para mañana, sino para hoy. La escuela más que nunca la necesita para cambiar un presente que se muestra tan desconcertado como errado, y que la espera como madre del cambio en la salud social e individual de los jovencitos que pronto han de construir nuestro futuro.

Sin dudas a todos nos toca nuestra parte, a los que trabajan por el hoy y a los que cimientan el mañana. Afuera, adentro, en casa, en la escuela, en la calle, en nuestras palabras, en nuestros gestos, en los pensamientos, en los proyectos, en las ideas geniales, en las de todos los días,  a solas o en equipo, la paz es el único instrumento válido para cambiar estas formas sociales que no queremos, para garantizar que llegue pronto todo aquello que somos capaces de traer y merecen nuestros pequeños.

Anuncios

Escribe aquí tus comentarios (no es necesario tu e-mail)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s