…en la escuela necesitamos integrar los valores…

Calentamiento global y cambio climático.

Algunas cosas no tienen segunda vuelta, por eso es tan importante tomar conocimiento y conciencia de cuanto acontece realmente en la tierra que vivimos. Si nos sostiene y nos alimenta, no podemos ignorar que estamos cambiando su ciclos, que la estamos deteriorando gravemente, y que no hay demasiado tiempo para frenar nuestras acciones en su contra. Es casi imposible que intente enlazar a los valores que desde aquí intentan reflejarse, puesto que tendría que citarlos todos…

Ciertamente no es casualidad que en estos días los sucesos climáticos nos traigan cada vez más seguido severas consecuencias. Quizás sea un asunto un tanto difícil de comprender, puesto que a veces, hablar de cambio climático o calentamiento global es ser un aguafiestas, o un exagerado defensor del fin del mundo. Nada de eso, cualquier interpretación de esa clase, es falta de conocimiento o interiorización en el asunto. La mirada desde aquí deberíamos tomarla con la seriedad de las ciencias, y con la inteligencia de recibir una advertencia urgente,  un llamado de atención que requiere medidas hoy, para evitar profundizar cambios que están a muy poco de ser irreversibles.

Como siempre el problema más grande es no saber, el problema más grande es pretender que tal problema no existe, o que el cambio de clima es para dentro de mucho tiempo. Más allá de lo creamos hace tiempo que viene sucediendo, hace pocos años comenzamos a notar las consecuencias de pretender ir en contra de las leyes de la naturaleza. Que torpeza, el propio sustento, la propia vida, no ha sido nunca suficiente razón para pensar algunas cosas un poco mejor.inundaciones-cambio climatico

La situación ecológica a la que hemos llegado hasta aquí, evidencia grandes daños. Por explicarlo de manera muy simple, el mayor de ellos es el que ha producido una elevación importante en la temperatura del planeta. ¿Cómo ha sucedido? La contaminación a través de distintos gases ha engrosado las capas superiores de nuestra atmósfera terrestre, provocando que gran parte de la energía de los rayos del sol que eran reflejados nuevamente hacia el exterior, queden atrapados dentro de ella, elevando cada vez más la temperatura de la superficie. El efecto invernadero que se produce de manera natural e imprescindible desde siempre, para que no nos congelemos cuando el sol no calienta la superficie, elevó su temperatura lo suficiente para provocar demasiados cambios.

Entre otros, los más graves son los del derretimiento de los grandes glaciares del mundo, éstos además de regular la temperatura del tierra, representan alrededor del  75% del agua potable del planeta. La pregunta es simple ¿Qué haremos sin agua?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

corrientesmarinas

El otro daño gigantesco el que se produce sobre las corrientes oceánicas, si los hielos ya no están, si la temperatura en las zonas de los glaciares cambia, las temperaturas en las corrientes marinas también lo hacen. Y si éstas a su vez son las reguladoras de los ciclos de temperatura que se  producen en los océanos, se producen cambios diametralmente opuestos en los sucesos climáticos de la toda la tierra. Provocando la redistribución de las lluvias, sucesos meteorológicos severos y diferentes de los esperados. Los huracanes, tornados, tsunamis, incendios, olas de calor y de frío, inundaciones y sequías se han presentado cada vez con mayor frecuencia en lugares inesperados.

Los factores que se utilizan para realizar pronósticos meteorológicos cambian con demasiada rapidez, lo que hace difícil predecir el clima. Las condiciones meteorológicas varían cada vez con más imprecisión. Ninguna estación del año se mantiene dentro de los márgenes habituales. No son casualidades, nosotros provocamos estas variaciones.

Las enormes emisiones de dióxido de carbono (co2) colaboraron con este suceso de manera inexorable. Por más que lo sepamos consumimos cada vez más productos que provocan estas emisiones, elevando de manera exponencial su cantidad, y los efectos que a menos que nos demos cuenta agotarán la vitalidad de nuestro planeta.

Tenemos la mala, muy mala costumbre de creer que los problemas se resuelven solos. Tenemos la muy mala costumbre de creer que son temas que en algún momento pasarán de moda, y la pésima costumbre de no saber, ni enterarnos de cosas que son vitales. No saber nunca resolverá las cosas, desentenderse aquí es hacerlo de cuestiones vitales…

Nuestra responsabilidad es enorme, la de todos, puesto que el planeta es nuestro, sea cual fuere la función que cumplamos. Cabe mayor responsabilidad a los que regulan y preservan la integridad de los demás. La política está demasiado desentendida aquí, en pos de favores a las grandes corporaciones que garantizan su propia permanencia, sin importarles lo más mínimo las vida de las personas, ni la preservación del medio ambiente.

Si docentes acaso, pues a enseñar a los pequeños y a los jóvenes…! Heredan todos los problemas que podamos imaginar, tenemos que alertarlos sobre esto, e intentar soluciones que tiendan a frenar la carrera mezquina en la se puso en juego la calidad de vida y supervivencia en nuestro planeta. Hay un mundo tan hermoso en el que podríamos vivir, hay tanta paz y perfección en la naturaleza… Si acaso es un mínimo reflejo de cuánto se nos ha ofrecido desde el Cielo para vivir ¿Por qué no lo cuidamos?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué estamos haciendo con nuestro planeta? Como mencioné en un post anterior, estoy absolutamente de acuerdo con las tecnologías a favor del hombre, pero cuidado, no podemos ir en contra de la naturaleza. Quien se interiorice en temas de la física podrá conocer cuántas formas diferentes y altruistas hay de concebir nuevas generaciones tecnológicas a través del uso de diversas energías.  ¡Claro…! Se acabarían los negocios de las grandes corporaciones…por mí, no hay problema con eso.

Realmente necesitamos tomar conciencia al respecto, cada vez que hay un suceso climático  inesperado y acaba por destrozar la vida de muchas personas, podemos notar que es muy poco lo que sabe al respecto, y mucho menos lo que se hace. Aprender es vital y para ahora. No se puede ser ajeno a estos cambios, a los responsables de intentar preservar la salud y la calidad de vida de las personas, les cabe una responsabilidad enorme. Hay que comenzar de nuevo muchas cosas. Lamentar es peor, es mezquino y falaz. No se puede esperar inocentemente a que no se repita. Para esto están las autoridades y la dirigencia. No pueden controlar el clima, pero sí pueden tomar medidas reales para evitar daños mayores. Y también pueden tomar la responsabilidad que les corresponde de garantizar la preservación de los medios de vida, dejando de ofrecer la propia tierra como un negocio de explotación y extinción segura de la propia calidad de vida, de las especies que le son propias, de la producción del sustento vital que nadie podrá generar si no preservamos antes que nada, la salud de la tierra.

Tenemos mucho que aprender, jamás dudo de que Dios mediante seamos capaces de cambiar las cosas, el llamado de atención es serio. Es mucho lo que podemos hacer antes de que sea más tarde. Como docentes, como alumnos, como comunicadores, como habitantes, como autoridades, todos tenemos aquí la responsabilidad primera de aprender y tomar medidas lo más pronto posible.

Anuncios

Escribe aquí tus comentarios (no es necesario tu e-mail)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s