…en la escuela necesitamos integrar los valores…

Desde la educación y los valores humanos

Este año trajo mucho para todos, mucho para aprender, mucho para pensar, mucho para replantear y la oportunidad de cambios con aires nuevos de cada fin de año. Es formidable cerrar un ciclo para descansar y preparar uno nuevo.

Asumo que si estás aquí, es con ansias de promover avances, de manera de reparar y edificar sobre la base de la educación, sobre todo de los valores que pretendemos recuperar. Que hay mucho por hacer a estas alturas no lo duda nadie, nos hemos quedado perplejos muchas veces, como testigos de una sociedad que se empeña en exhibir que carece de virtudes suficientes para prosperar, para convivir en paz, para crecer y para educar incluso, a la propia familia.

En vistas de un orden de jerarquía tengo que reconocer que las dirigencias de muchos de los países hermanos, incluyendo el propio, han hecho tapa de las mismas carencias, de la ambición, de la misma ceguera oportunista que deja sin atender las necesidades reales y fundamentales de la vida de las personas. No me resulta ajena la cuestión, es fácil reconocer que asistimos a la decadencia de lo que dejamos caer sin prisa y sin pausa, la educación desde todos sus ángulos.

Se han confundido demasiado las cosas, en términos organizativos, de infraestructura, de carencias, de apatía y desinterés…decir y hacer…siguen sin encontrarse en las consecuencias.

La educación sigue esperando ese lugar de privilegio que garantiza paz, consenso, soluciones, bienestar, justicia y todo cuanto hace posible conceder uno de los más grandes valores: libertad.

Libertad de educarse, de pensar, de hacer, de ser, de saber, de conocer, de vivir, de gozar, de buscar y alcanzar…todo esto ha de traer la educación entre muchas otras cosas. Ajena a cualquier explicación hemos perdido en muchos casos hasta la libertad de cubrir las necesidades básicas y elementales, la violencia económica con las respectivas carencias que recibe cada vez más gente es indiscutible. Cuestión que conlleva una amplia gama de actitudes sociales, que van desde la sumisión hasta la violencia. Cualquier análisis discursivo se quedaría corto tratando de explicar qué cosas se plantearon mal desde la autoridad, porque estaría mencionando obviedades, y porque encontraríamos la aridez de un terreno que olvida el servicio, el beneficio de la justicia y lo inapelable de respetar los derechos humanos, ni más, ni menos…

La educación no es una dádiva, no es un favor, es un derecho, sobre todas las cosas proveniente del amor primero, del núcleo de la familia, de la semilla de la sociedad que cuando sabe, quiere dar conocimiento con la misma premura que el alimento, que el agua, que el aire. El amor, la fe, la transmisión de valores y la educación, son un abrazo que rodea y ampara para siempre.

La educación desde los valores y la moral, concede una forma de ver la vida y el mundo. Vuelve al hombre más reflexivo y profundo, más íntegro, más pacífico, más avezado y humilde a la vez. El que sabe se sorprende a menudo y también ríe con más facilidad. Hay algo tan increíble como indescriptible detrás de quien se considera un aprendiz…

En una sociedad la educación es fundamental, puesto que une, su ausencia divide, quiebra, desentiende del entorno. La educación mueve, transforma, es activa siempre, no se conforma, cincela, cambia, la educación verdadera es transformación permanente. En cambio su opuesto paraliza, deviene en retroceso, y expone consecuencias como las que encontramos a diario.

En vistas de lo que podemos entender como necesidad de cambios, hay mucho que pensar, y como mencioné en otros post creo profundamente en que la tarea del docente es interferir cuando el camino se torna árido. Siempre será parte de la tarea pedir, exigir, replantear, porque no es poca cosa olvidar la educación en temas de gestión. La educación es un tema prioritario y cuando se olvida o se tergiversa hay que enderezarla, porque al futuro no le caben sino las consecuencias de lo que preparemos hoy. Refiriéndome al futuro tan inmediato, como en un rato, mañana, en un par de años o en cien. Cada palabra y cada acción en términos de enseñanza hacen una gran diferencia día a día…

La realidad para el docente es maestra, señala caminos, expone causas y consecuencias. Es gestora de cambios profundos y verdaderos si se realiza a conciencia, con amor, con vocación, y un alto contenido de sentido común. Sin dudas poco nos amedrenta, sin muchos rodeos enfrentamos la tarea como se presenta con la intención de ir por un poco más, cada día. Eso es lo que no podemos olvidar. Más allá de los contenidos conceptuales y los objetivos propios de la escuela, la enseñanza más valiosa intenta transmitir ese amor por el conocimiento, por los valores.

Como seres humanos no es lo que sabemos lo que nos hace grandes, sino lo que queremos saber y lo que queremos ser, cuanto queremos dar y cuanto queremos recibir, eso se reconoce en el proceso de aprender y enseñar. A las pruebas nos remitimos, podemos reconocer muy bien la diferencia en el día a día de la labor.

Queda mucho por recorrer, y cada quien, desde su lugar tiene la tarea de construir un camino y un puente a cada uno de sus pequeños aprendices. Cerrando un ciclo, es tiempo también de proyectar formas nuevas, no importa cual, cada quien sabe reconocer la que funcione mejor, lo más importante para cada uno, es encontrar una forma segura de llegar. Como siempre, es una tarea inmensa, pero hermosa e imprescindible. La única puerta que debe abrir una sociedad en la que todos y cada uno de sus integrantes encuentren paz y libertad, es la educación.

Anuncios

Escribe aquí tus comentarios (no es necesario tu e-mail)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s