…en la escuela necesitamos integrar los valores…

Nuevos desafíos

Nuevos desafíos

2016La experiencia adquirida con una buena cuota de sentido común, se enriquece si la colocamos en perspectiva y la utilizamos para construir.

Particularmente, cada año que comienza nos invita a proponernos nuevas metas, nuevos desafíos. Sé que para muchos no tiene gran sentido esta óptica, simplificando su significado a un cambio de calendario, un año más…Sin embargo, con mejor ánimo, representa también una genial oportunidad. Una oportunidad que no se puede despreciar, dado que hayamos podido verlo o no, son muchas las cosas que cambian en el tiempo.
Individualmente y para cada quien, es infinita la cantidad de cuestiones que podemos replantear y mejorar. Indudablemente, cada uno de los aspectos que nos atañen es perfectible en innumerables sentidos. Si hablamos de la sociedad se multiplica esa infinidad por el número de personas que la conformamos. ¿Qué hicimos? ¿Qué esperamos? ¿Qué queremos realmente? ¿Cuánto somos capaces de dar, de crecer, de ofrecer…?
Muy especialmente podríamos encontrar acertado desafiar muchas de las formas convencionales para vincularnos con una realidad mucho mejor. Me atrevería a decir más adaptada a necesidades reales, a cuestiones verdaderas que deslizamos sigilosamente a un lado. Sabemos cuáles son, casi diría que intuimos bien cómo resolverlas. Lástima que la moda es hablar de los problemas, opinar mucho sobre ellos, pero no tomar el compromiso de resolverlos, siquiera a veces, de ayudar a mejorar un poco las cosas…

Todos somos capaces de hacer nuestro descargo, en lugar de hacernos cargo de la parte que nos corresponde. Y eso es parte del problema, pero quizás también sea un buen punto de partida para redoblar el desafío este nuevo año. Hagamos más, hagamos mejor, cuidemos más las formas para con nosotros mismos y para con los dos demás.
Demos paso a palabras nuevas, palabras que unen y fortalecen, palabras que curan y cambian a las personas, demos y seamos paz, respeto, amor, perdón, integridad. Sepamos salir de lo convencional sin tener temor de ser distintos, los cambios más grandes provienen de personas que no han temido marcar diferencias. Necesitamos un poco más de coraje y alegría para no dejarnos arrastrar por una corriente que en muchos sentidos no nos convence. Lo que es bueno, hace bien, y lo que hace bien es fruto del esfuerzo que realizamos.

Somos seres humanos, dejemos que lo mejor de nosotros provenga del alma, del interior, y no de afuera. Hasta que no nos encontremos desde nuestra humanidad, increíblemente capaz de forjar cambios y encontrar sabiduría, no hallaremos demasiado que nos satisfaga. Es tanta la belleza que no se oculta, y nos empeñamos en buscarla donde no está…mejoremos de verdad. Caminemos cada día con más seguridad en las pequeñas certezas que hayamos podido encontrar.

Hagamos el bien sin dudar, desde nuestros gestos, nuestras palabras, nuestras acciones. No sólo hacia afuera, sino también para con nosotros mismos. Nadie puede dar lo que no tiene, pero cuando realmente lo aprehende para sí, no ha de encontrar otro camino más que ofrecerlo.
Hasta aquí, mi bienvenida a este 2016, que sea de grandes cambios, de paz, de encuentro, de nuevas alegrías, de valores vividos. Antes de compartir otros temas aquí, y como primer deseo, va mi desafío a encontrar cada quien dentro y fuera de sí nuevos aspectos que iluminar y mejorar. Claro que no podría decir cuáles, dado que los más valiosos los encontrará cada uno desde lo que es tiempo de aprender y lo que es tiempo de dar.
Como padres, como guías, como educadores, como comunicadores, somos parte de un eslabón indispensable, el que señala caminos, el que da el ejemplo, el que encuentra formas nuevas y mejores…

Buenos desafíos y mejores logros, excelente comienzo de año..!!

 

Anuncios