…en la escuela necesitamos integrar los valores…

Finalizando el año…

Finalizando el año…

A una velocidad cada vez mayor, nos encontramos con un ciclo que termina y en vísperas de uno nuevo. Me encuentra aquí esta vez, desearles de la manera más simple y con mi mayor aprecio un buen fin de año para todos.

Mucho más que estimados colegas, los siento queridos amigos de la profesión, queridas personas, queridos maestros y profesores que reflejan el afán, a través de sus palabras y sus búsquedas, de encontrar en la educación un camino de paz, de verdad, de amor, que proyecte más luces y más inteligencia sobre esta sociedad que lo necesita tanto. Si seguimos buscando y encontrando en cada pequeño gesto un poco más de todo eso, mil veces habrá valido la pena.

Las palabras son frágiles cuando no se impregnan de valores y de verdades. Pero son fuertes, casi invencibles, cuando saben cuanto hacen, cuanto señalan y cuanto educan. Ya estamos muy seguros que el conocimiento necesita la fortaleza de los valores. Eso es una afirmación que nadie puede refutar. Y la leo a través de ustedes, incluso aunque no escriban nada. Se los sabe y se los presiente por aquí. Es muy grato y alentador saber que cada uno desde su lugar aporta su granito de arena, en la medida de sus mejores posibilidades. Gracias también por enseñarme, por demostrar que sí se puede dar mucho más, mis respetos y mi admiración por ello. Tengo mucho por aprender y aprendo de cada uno.

Sinceramente deseo que pasen una muy hermosa Navidad, particularmente es una fiesta que me gusta mucho, cuál sino la que nos trae un mensaje de amor y paz, que ciertamente necesitamos. Que este fin de año los encuentre bien, y el que comienza sea siempre mejor.

Todas las bendiciones para ustedes. ¡Felices fiestas de todo corazón!

Andrea

Felices Fiestas