…en la escuela necesitamos integrar los valores…

Entradas etiquetadas como “guia docente cuarentena

Guía para elaborar tareas desde casa, para los alumnos.

Aspectos valiosos a tener en cuenta en la confección de actividades durante la cuarentena.

¿Cómo comenzar..? Dado que hace unos días que le doy vueltas a la misma pregunta, intuyo que rendirme a la falta de respuesta será mas oportuno. Y es que si no estábamos preparados para esto… mucho menos lo estamos para preparar actividades y tareas en un contexto que nos preocupa y a veces nos quita capacidad de concentración. Sin embargo, nuestra cuarentena, la obligación de permanecer en los hogares, es ahora por lo que el desafío de acompañar y por qué no, contener un poco a nuestros estudiantes demanda un esfuerzo extra.

Me animo a decir que nunca hubiéramos imaginado una situación como la que hoy se vive en el mundo. La misma nos pone de cara a una infinidad de cuestionamientos, pensamientos y sentimientos. Lo mejor que sabemos hoy, es que la responsabilidad de cumplir las indicaciones que nos dan, serán decisivas en la evolución de los sucesos.  Y aunque me siento absolutamente diminuta como para hacer alguna clase de comentario al respecto, sólo te animo, estimado colega, a que apuestes de manera positiva a dar lo mejor de ti para acompañar a los estudiantes que tengas a cargo.

Muy posiblemente ya estés organizado para brindar algún apoyo extra a tus alumnos y cuentes con alguna plataforma o espacio en la que compartas habitualmente contenido con tus estudiantes. Si no es así, podrás encontrar cuando indagues, muchísimos servicios que se brindan a tal fin. Así que no me referiré a qué vehículo utilizar sino a algunos aspectos vitales a tener en cuenta a la hora de elaborar las actividades que propongas.

El primer y más importante de todos los aspectos, es comunicarte de manera amena. Si los adultos estamos angustiados, imaginemos los chicos. Sobre todo en los hogares en los que la sobreinformación o la circulación de toda clase de información (muchas veces falsa) roe la cabeza y el ánimo de sus adultos. Aquí juega un rol fundamental el lenguaje y la cercanía, incluida la calma, que transmitas a tus alumnos. Ofrecer una actividad que dice “Hola chicos, hagan esto…del punto 1 al 8 y me lo mandan el viernes” no ayuda mucho.

Tenemos clarísimo lo que les cuesta estudiar estando en la escuela, no hay que dejar volar mucho la imaginación para adivinar sus caras si están haciéndolo todo solos desde casa,  en un contexto abrumador. Por tanto, un par de palabras que hagan alusión a valores indispensables para este momento, que los anime a estudiar y sobreponerse al estrés que también los alcanza a ellos; serán ese ánimo y esa mirada de contención que les damos cuando estamos frente a frente.

Equilibra la cantidad de trabajo que das. A veces, de verdad… se nos va la mano. Todos en algún momento u otro a la hora de dar tarea, poco menos que esperamos la confección de una tesis. De esa manera los chicos tardan un minuto en desanimarse, descontando las quejas de la familia, que entre abuelos, padres y hermanos no hacen tiempo de terminar la tarea de todas las materias, de cada día (¿ lo han escuchado..?).

La cantidad de trabajo que pidas que realicen debe ser acorde a la edad, el contexto que sabes y conoces de tus alumnos, las habilidades que entiendes que han podido desarrollar, y el material o la ayuda a la que tengan acceso.

Intenta ser medido y justo, ni demasiada tarea, ni muy poca. No sobreexijas ni subestimes, ya sé que es demasiado pedir, pero sabemos hacerlo; sé que sabemos hacerlo, más que nada que nos asista la coherencia y el buen ánimo. Es la única manera de poner a funcionar la delicada misión de lograr aprendizajes oportunos, en un contexto diferente y complicado. Claro que no se trata de mantener a rajatabla cuanto contenido debamos dar, entendemos sobradamente qué es importante en este momento. Sin embargo, no podemos olvidar el rol que desempeñamos frente a ellos, no salir de casa no implica aislarlos de su espacio de estudio, al contrario, es una forma excepcional de sostener el vínculo con sus pares y docentes. Si hay un momento en que nos necesitan es cuando las cosas se ponen difíciles para todos. Somos parte de un engranaje social, que necesita más que nunca hacer funcionar un espacio de intercambio, aprendizaje y contención.

Sé exageradamente claro. Seguro que no hacía falta mencionarlo, pero insistamos, la claridad es fundamental. Si los chicos no entienden qué debían hacer, qué debían buscar, qué había que elaborar; resultará un ida y vuelta de preguntas y respuestas. Mejor una sola vez, lo más claro posible. Lo que nos lleva de paso a otro punto fundamental.

Deja espacios abiertos. Cuando sea posible, anima a tus alumnos a que construyan su propia manera de hacer la devolución de algún contenido. Díselos claramente, ofrece actividades o temas opcionales, dales oportunidad de enriquecer lo que propones o simplemente que puedan optar por algún aspecto  que les resulte particularmente curioso o valioso a modo personal.

Incluye material de apoyo. En este momento es un aspecto esencial, muchas veces nuestros alumnos no tienen las herramientas suficientes para encontrarse con el material apropiado. Mandarlos simplemente a que “averigüen en la web” puede ser para ellos tan agotador como frustrante. Si si, valiosísima herramienta, indispensable sin dudas. Pero tengamos en cuenta que nuestros criterios y conocimientos difieren de los suyos, no les resulta tan fácil elegir de entre miles de resultados justo el que pretendemos nosotros. De allí surje la importancia de ofrecer algún material de apoyo, documento, o explicación. Si es posible, intentemos también conectar con un bien tan grande como los libros, algo habrá en casa, sin ninguna duda. Todo es válido y necesario, aumentar las opciones dará riqueza y más oportunidades de mejorar las devoluciones.

Invítalos a pensar y a razonar más que a buscar información. Es genial salirse del esquema de preguntas y respuestas, intenta despertar su curiosidad. Contáctate con lo que piensan y sienten sobre algún aspecto de relevancia. Si bien la buena información es fundamental, lo que hacemos con ella la eleva al nivel de aprendizaje valioso y útil. Ayúdalos a razonar creando espacios para ello y eligiendo correctamente los temas que merecen la pena una atención especial o una mirada distinta.

Alienta el uso responsable de internet. Ponte al día con las indicaciones dadas por los organismos encargados en tu país. Habrás escuchado al respecto que se nos pide ser racionales en la utilización de un recurso tan valioso. Por ejemplo, se nos recomienda evitar la descarga de contenidos enormes e innecesarios. Utilizar las redes fijas disponibles para realizar comunicaciones de voz. Evitar, cada vez que sea posible, las videollamadas. No viralizar cuanta cadena se nos aparece en las redes sociales. Intentar mantener dentro del grupo familiar un esquema de utilización del servicio, etc. Recuerda que es un momento en el cual todos demandamos su uso, desde la actividad laboral, el estudio, el entretenimiento y las comunicaciones familiares. Explícaselo a tus estudiantes.

Una y otra vez saca lo mejor de ti. Si hay momentos para poner a flor de piel todos nuestros valores, éste, es uno de ellos. Los necesitamos frescos y vívidos para nosotros mismos y para los demás. Hoy más que nunca. Apelemos a la calma, a la racionalidad. Necesitamos ser dóciles y humildes para acatar cuanta indicación se nos provea de las autoridades correspondientes. La responsabilidad que nos alcanza, es infinita, estamos parados en mil lugares a la vez, como padres, como hijos, como hermanos, como vecinos, como profesores, como sociedad… Hoy todo nos alcanza y por qué no, también nos preocupa. Pero querido lector, que no nos supere. Desde un inicio nos hemos parado sobre cuanto ha de sostener nuestra frágil humanidad, nuestros valores, nuestra fe, nuestras certezas. Tal como he escrito a un costadito en el blog, que en tu hogar, no falte la esperanza, y más que nunca la oración. Que nos alcance un poco de esa sabiduría que olvidamos, para mantenernos fieles a nuestras convicciones. Que aprendamos a mirar mejor a los otros y ser tan altruistas como solidarios.

Que encuentres también en esta ocasión claridad y firmeza para estrechar ese vínculo tan personal y único con tus estudiantes. Que Dios te bendiga mucho, te de fuerzas y buen ánimo para ayudar a todos los que te rodean.