…en la escuela necesitamos integrar los valores…

Entradas etiquetadas como “las necesidades en la escuela

Acercar lo necesario a un nuevo ciclo lectivo que comienza

Por esta época estamos abriendo las puertas a un ciclo lectivo nuevo, en la medida en que el contexto va cambiando lo hacemos con expectativas diferentes. Cada ciclo comienza de la misma manera pero trae siempre lo nuevo, y dependiendo en gran medida del impulso que le demos nos encontraremos en su transcurso con los frutos que nos devuelve. Así que es buena la ocasión para alentarnos a lograr una buena disposición y una actitud que invite positivamente a encontrar avances, el paso a paso, el pequeño y humilde, pero tan preciado logro de cada día.

Como siempre, todo puede aprenderse, todo puede mejorarse, y tratándose nada más ni nada menos de los pequeños que pasan por nuestras manos, vale la pena cualquier esfuerzo que tienda un puente hasta donde queramos llegar.

Sobradamente sabemos cuánto hemos de querer avanzar, sobradamente sabemos que lo que más necesitan nuestros niños, es el abrazo contenedor de los valores, del afecto, del cuidado evidente que necesitan recibir para crecer sanos, para aprender, para desarrollar cada quien cuanto sea capaz. Grandes responsabilidades y también gratificaciones.

Especialmente quisiera hacer alusión, porque me siento en deuda al respecto, a los pedidos que he recibido de saber quién soy, cuál es mi nombre completo y demás referencias personales. Entiendo perfectamente el interrogante de algunos, así que vaya mi devolución a la inquietud…Cuando hace ya algunos años atrás, y habiéndose puesto el tema en boca de la educación escolar, mencioné el tema de los valores humanos en la escuela, la forma en la que se trabaja en otros lugares y las responsabilidades de cada uno, me encontré con que es automático que casi todos se ponen a la defensiva, por qué, no lo sé…pareciera que en algunos sitios, son temas difíciles de tratar, sobre todo en escuelas públicas. Las escuelas privadas se han dado el lujo, con todos los méritos, de hablar de valores humanos y educación, cosa que a mi entender, es excelente, perfecta. Los valores humanos son los que nos traen la educación en el más amplio de los sentidos.

Pude entender también, que más allá de estar a la defensiva del tema y respecto de las formas propias y características que cada quien utilice como metodología de enseñanza, poner algunos temas sobre la mesa, genera un clima en el que algunos se sienten observados o juzgados. Y personalmente sería completamente incapaz de incomodar a nadie dentro del contexto del cual me muevo a diario. Prefiero invitar a la reflexión, si acaso eso sucede en la lectura, quitando la atención de quién lo dice, para concentrarse en la finalidad del planteo en sí. Eso para mí es mucho más valioso y también fructífero. Por tanto no puedo menos que concluir que no tiene el menor sentido aquí, explayarme sobre mi persona. Muchos saben quien soy y eso está muy bien. Pero no puedo generar un debate personal, así siento la responsabilidad de salvaguardar el espacio de trabajo, por respeto a los mayores con quienes comparto la jornada y los chicos que pertenecen a cada una de las escuelas donde asisto. De todos modos, conociéndome, si alguno tuviera que adivinar tardaría menos de un segundo en señalarme, sin ninguna duda. Así que gracias siempre por preguntar, gracias por la inquietud, me encantaría también conocer a quienes llegan hasta aquí, cada uno es digno de mi admiración en sus búsquedas, en sus trabajos, en el amor y responsabilidad que ponen en su tarea.

Como mencioné muchas veces, es este un pequeño y simple blog, en el que me doy gusto de compartir alguna reflexión y dejarla “pegada” por aquí para compartirla, para encontrar entre unos y otros, puntos de vista diferentes, desde donde como es lógico, la educación evolucione por un camino puesto en la realidad, en las necesidades y aspiraciones de cada contexto en particular. Con los ojos bien abiertos, a mi vista, es éste un mundo realmente hermoso, y se nos ha dado una vida mucho más que preciosa para caminarlo. Todo lo que lo opaque ha de necesitar de nuestro paño para quitarle el polvo, para reconocer lo que realmente hay en cada uno, lo que realmente hay en el otro. Y otra vez…mirar hacia arriba es tan importante (además de hermoso). Mirar hacia adentro es tan fundamental…comprender el entorno y empatizar con el resto hacen una gran diferencia. Cualquier educador de escuela, habrá sonreído más de una vez al escuchar preguntas de los chicos a las que jamás se les ha dado respuesta. Y los niños se maravillan permanentemente de todo, se asombran, tienen una capacidad bellísima para descubrir, para curiosear…y nosotros no podemos quedarnos sólo con respuestas de cosas que jamás nos han preguntado.

Hay mucho, pero muchísimo que los hace hombres de bien, hombres y mujeres buenos, con conocimiento que completa las cosas que deben saber sobre sí mismos. Aquí tallan los valores humanos tan imprescindibles, de los que hablamos siempre.

Que este año sepamos tomarlos más en serio en sus preguntas, ver con más responsabilidad sus necesidades reales, que sepan encontrar un sí y un no firmes donde lo necesitan, y una interminable fila de preguntas que ellos mismos han de descubrir como respuestas de nuestra mano.

Hay mucho para mejorar, mejorémoslo. Hay mucho para cambiar, cambiémoslo…Siempre de la mano del sentido común, cada quien, lo mejor que puede. Siempre con entusiasmo, una sonrisa, un buen rato, un gesto ameno, producen mucha más receptividad y aprendizaje que mil horas de monotonía.

Con vocación tenemos el tino de vislumbrar que lo que hacemos es preparar a los niños para el futuro, escuchemos qué es lo que piden, observemos dónde está eso que tanto buscan primero y que los sienta en su pupitre con la disposición necesaria. Acompañemos sus preguntas, tengamos dentro de las posibilidades el tiempo para mencionar a la familia, para integrarla, para hacerla partícipe. Como siempre: la primera educación, la del hogar, luego venimos nosotros…Es lo que más piden los chicos, la presencia de quien los acompañe en su estudio. Enseñemos también a unir, a permanecer juntos, a valorar. Tiempos difíciles para todo ello, ya lo sabemos, mucho por hacer, por aprender y por dar. Que sea un año con fuerza, siempre con fe, con amor y sobre todo, buena disposición para cada pequeña cosa que traiga como tarea este nuevo ciclo.

Anuncios